Mellis




ACTUALIDAD


‘24: LAD’ Capítulo Final.: “El precio a pagar”.

 

 

Por Antonio Cabello Ruiz-Burruecos   MADRID 15/07/2014 

Peligro Spoilers   

Mecido por el frío aire matutino de Londres, el presidente James Heller (William Devane) no aparta sus ojos del féretro que desfila por la pista del aeropuerto. Envuelto en la bandera estadounidense y protegido por agentes del servicio secreto, el cuerpo de Audrey parte hacia su hogar en un bonito ataúd que esconde una “terrible” muerte, tal y como recuerda el propio presidente; en efecto, un final doloroso e innecesario para una de las claves de la columna vertebral que ha levantado esta serie. Desorientado pero tranquilo, el presidente nos recuerda su alzhéimer, esa enfermedad que le impedirá recordar el día en que su hija murió. Arrastrado por las circunstancias, William Devane borda cada línea de diálogo en una escena sobrecogedora que resume el espíritu de esta temporada y de la serie, tan consciente de sus poderes como de sus ambigüedades. De esta manera, nos hemos encaminado a un punto y aparte con sabor a final. Nuestros personajes lo han perdido prácticamente todo, ¿y por qué? Cada personaje tendría su respuesta a dicha pregunta.

Encañonada por un rifle, Audrey se debate en su banco sin posibilidad de moverse, mientras Jack y Kate trazan un plan para apresar a Cheng y salvar a la hija del presidente. ¿Qué se le está pasando por la cabeza? ¿Recuerda el abrazo que compartió con Jack cuando la rescató en una célula terrorista? ¿Siente el calor del último beso que le dedicó Jack antes de irse de su vida hasta ahora? En un primer momento, la operación se desarrolla sin sobresaltos, pero “24” es demasiado dura y trágica para dejar escapar a la única persona que continúa amando Jack. En el mismo intervalo de tiempo, Jack entra en el buque que utilizará Cheng para escapar, y Kate elimina al francotirador que apuntaba a Audrey. Sin embargo, una bala perdida que sale disparada en un segundo tiroteo desemboca en la muerte de Audrey, cuya mirada se pierde en los brazos de una frustrada Kate, al igual que sus lágrimas se derraman en un plano detalle excepcional; a decir verdad, el adiós de Audrey (Kim Raver) ha sido espeluznante por su sosiego y su calma, lo cual chocaba con el miedo que transmitían los ojos de la mujer justo antes de exhalar su último aliento. Segundos antes, Audrey preguntaba si Jack estaba bien, una muestra más de la estrecha relación que existía entre ambos.

De un plumazo, Jack recibe la fatal noticia del asesinato de Audrey y, una vez más, comprende que no ha podido proteger a los suyos. Acto seguido, el hombre se desploma sobre la pared con el teléfono en sus manos y los ojos muy abiertos (espectacular primer plano que sostiene el actor durante quince segundos). De esta manera, Kiefer Sutherland regresa tras décadas de lucha para revivir su shock iniciático, aquél que lo dejó tirado en un embarcadero cuando Nina Myers le hizo creer que su hija había sido asesinada. Como entonces, el agente se pone de pie para matar. Dicho y hecho, la música se dispara y Jack emite un rugido gutural cuando aprieta el gatillo de su arma y la sangre comienza a esparcirse por el suelo. Frente al maldito mar, y secundado por Belcheck, Jack utiliza su pistola y su metralleta, aunque también un cuchillo de cocina que se le cruza por el camino. Todos pasan por la guadaña del agente, incluso la “rata” (así la llama) de Cheng Zhi, una vez que ha sido identificado por las autoridades norteamericanas y chinas. Provisto de una katana, Jack le corta la cabeza para terminar con la vida del asesino que mató a Audrey, ya que le importa un bledo que haya podido causar una Tercera Guerra Mundial. Así, sin medias tintas, Kiefer Sutherland firma su mejor actuación en esta temporada, rivalizando incluso con otros grandes momentos que nos ha deparado el ganador del Emmy por este papel.

“Lo admitas o no, soy tu única amiga”, sabias palabras de una mujer que siempre ha tenido la razón en este trágico mundo, de ahí que Jack le agradezca a Chloe todo su apoyo. Ella misma ha controlado el asalto al buque con el que pretendía escapar Cheng, pero terminará siendo secuestrada por un grupo de agentes rusos que exigen la cabeza de Jack.

Transcurridas doce horas desde el feliz desenlace para la nación, y el devastador punto y aparte para Jack Bauer y James Heller. En las oficinas de la CIA, Kate se derrumba cuando deja la placa y el arma, dispuesta a poner su propio punto y aparte (imposible no recordar a Renee Walker cuando depositaba su arma antes de torturar a un preso). No les quepa la menor duda, Kate regresará para reencontrarse con Bauer. Mientras tanto, Mark Boudreau está siendo transferido a una base norteamericana por su traición presidencial. Y finalmente, fuera de la ciudad londinense, Jack Bauer se entrega a las autoridades rusas como moneda de cambio para salvar a Chloe y a su familia. En los últimos segundos, Jack esboza una sonrisa cuando sube al helicóptero, consciente de que debe de pagar con su vida a los rusos.            

Punto y aparte para una temporada notable en su conjunto, pero sobresaliente en el tramo final que han elaborado los guionistas. Merece una mención especial la labor interpretativa de William Devane, el logrado trabajo artístico y la revisión de la historia original con respecto a la actualidad y a las señas de identidad del formato. Queda esperar, por lo tanto, sabiendo que nuestro héroe nunca ha conocido el significado de la palabra felicidad, al menos de forma estable porque “24” siempre ha puesto broches negativos a sus tramas con la muerte de figuras claves para el protagonista (Teri o Audrey), la huida hacia lo desconocido (el amanecer de la cuarta temporada, el rosado acantilado de la sexta y la desconexión de la pantalla en la octava), o la captura como resolución (rusos o chinos). No obstante, siempre quedará en nuestras retiras el llanto desconsolado del agente en el punto y final de la tercera temporada. Tan utilizado para ensuciarse las manos por el bien común, como destrozado en lo físico y lo sentimental a través de las personas a las que quería. Quizá y solo quizás, así podamos entender esa sonrisa que se le escapa a Jack cuando, al fin, se enfrenta a su destino.

NOTA: 9/10 

 

comments powered by Disqus

Buscar y encotrar

Control

Atrás

Donativos

Si lo desean pueden hacernos donativos con tal de aumnetar la calidad de nuestro trabajo.

Publicidad:

Suscribete a nuestras publicidad.

 

Si quieres publicitarte haz click aquí