Mellis




ACTUALIDAD


‘24: LAD’ 9:00 p.m.-10:00 p.m.: “Zoom in hacia los personajes”.

 

 

Por Antonio Cabello Ruiz-Burruecos   MADRID 09/07/2014 

Peligro Spoilers  

Desde la partida de ajedrez que disfrutaban Jack y Kim hasta la mirada perdida de Audrey al ser apuntada por un francotirador. Entre ambos puntos hay una gran distancia tanto emocional como artística. Quizá por eso la vida de Jack sea como uno de esos caminos bañados de sol y lágrimas, análogos al que presenciamos en el cierre histórico de la cuarta temporada de “24”; en el broche de oro de la serie no tendremos el abrazo entre Jack y Tony, los llantos de su hija Kim, o la icónica llamada de David Palmer confesándoles que solo él es capaz de hacer lo imposible. Todo ha sido destrozado desde los primeros pasos de la serie, pero nunca ha perdido una fina línea identitaria caracterizada por el formato y los personajes. Hemos aprendido a andar con “24” para, posteriormente, maravillarnos con sus carreras contrarreloj a través de la ficción televisiva. Quizá todo quede en el olvido, pero los creadores de la serie han sabido construir un universo rico en torno a Jack Bauer, y sobre todo han superado la barrera del formato para penetrar en lo emocional. El primer paso lo dieron con la muerte de Teri Bauer, pero luego profundizaron en temas como la terrible responsabilidad que alberga el poder, la dichosa ambigüedad histórica o la moral del personaje principal. Si resulta reconocible su evolución temática, todavía es más importante la adecuación del formato a la serie para focalizar las tramas en los personajes; esto es, siempre habrá personajes de relleno, pero aquéllos que dejan su impronta también están presentes en el encuadre, en la banda sonora y en los tics de la serie. 

Sin más dilación ni cortapisas, cabe destacar tres instantes particulares prodigiosos del último capítulo, cuyos personajes y tramas han marcado el devenir de la historia. Por soberbia e hincapié, el zoom in realizado al presidente James Heller supone un acertado golpe al mandatario, como si la propia serie le torturase para tomar una decisión. En esta hora, Heller ha tratado de minimizar una posible guerra contra china, pero la reticencia y la paciencia no son compartidas por todos, y menos por los altos mandos militares (que se lo digan a David Palmer cuando se quedó solo al confiar en Jack Bauer). Ni las llamadas telefónicas al presidente chino, ni los contactos extraoficiales de Audrey parecen poder evitar una eventual Tercera Guerra Mundial. Con las manos atadas, el presidente autoriza al uso de todos los recursos posibles para detener a Cheng y aportar las pruebas armamentísticas; sin embargo, el presidente es golpeado por la traición de Mark Boudreau y por su enfermedad. En una memorable escena, el presidente se agacha para recoger sus pastillas mientras tratan de ayudarle sus consejeros militares. En los compases finales, el encuadre se aproxima hasta que ahoga al presidente, obligándole a elevar el nivel de seguridad nuclear ante el conflicto inminente.

Desparramado por el suelo, Jack Bauer intenta coger aire ante el cadáver de Anatol Stonavich, el agente ruso encubierto que está tras sus pasos, pero también quien controla la operación para provocar un conflicto entre China y EE.UU. Cuando mira en derredor, Jack solo tiene el apoyo de Kate Morgan a su lado, pero aún escucha el eco de las palabras de Audrey cuando le insta a matar a Cheng Zhi. Tras escapar de la embocada de los rusos; tras destapar la traición presidencial de Mark; tras utilizar al diplomático estadounidense para asaltar la casa de Anatol; tras todo eso no queda nada a lo que aferrarse. Quizá piense en el paradero desconocido de Chloe O´Brian o en su relación con Audrey, pero seguro que piensa en el hombre que lo torturó y que dejó catatónica a su novia.

Por último, la maldita previsibilidad de “24” nos auguraba un final oscuro para Audrey o Chloe, pero esta última se ha salvado por el momento gracias a su huida, y así Cheng no podrá utilizarla en su beneficio. Sin embargo, el plan B del traidor chino se ha culminado con Audrey, que termina el episodio con una mira de francotirador sobre su cuerpo, consciente de que Cheng le observa desde algún edificio aledaño. En el pasado fue Jack quien apuntó a Charles Logan, pero ahora puede perder su único vehículo hacia una vida normal, o todo lo normal que puede ser para una persona como Jack. 

Arriesguen y apueste, pero el hombre está llegando a su fin, según un servidor, para dar paso a la leyenda.  

NOTA: 9/10

 

comments powered by Disqus

Buscar y encotrar

Control

Atrás

Donativos

Si lo desean pueden hacernos donativos con tal de aumnetar la calidad de nuestro trabajo.

Publicidad:

Suscribete a nuestras publicidad.

 

Si quieres publicitarte haz click aquí