Mellis




ACTUALIDAD


‘24: LAD’ 7:00 p.m.-8:00 p.m.: “¡Cómo nos gusta ser engañados!”

 

 

Por Antonio Cabello Ruiz-Burruecos   MADRID 24/06/2014 

Peligro Spoilers

El final se acerca. El final de finales. El punto y final de “24”, es decir, la madre de todos los finales habidos y por haber. Y no os quepa la menor duda, no hay tiempo para recapitular ni forma de parar en seco el transcurso de los acontecimientos. Sin embargo, como una mera digresión, un servidor tiene que hacer autocrítica porque podría romper en mil pedazos mi entusiasta crítica del anterior episodio, ya que he sido engañado; y sospecho que no he sido el único. Todos los seguidores de esta serie deseábamos ser engañados una vez más y, en efecto, los guionistas han ocultado sus intenciones hasta que no han tenido más remedio que destaparlas. Ni el presidente estadounidense ha muerto, ni la amenaza de los drones ha terminado. De hecho, todo ha desembocado en una hora no apta para cardíacos, salvo para aquéllos que han seguido al ex CTU a través de pérdidas dolorosas y venganzas necesarias en una carrera contrarreloj, la de Jack Bauer, que nos ha hecho levantarnos del sofá para aplaudir semejante espectáculo. De nuevo, gracias.

En ese preciso instante donde Margot descubre la mentira urdida por Jack Bauer y Chloe O´Brian, la vida de James Heller ya no corre peligro para alivio de su hija. No obstante, la terrorista ha sido herida en su orgullo, por lo que fija un último objetivo con sus misiles, dispuesta a mostrar al mundo la cobardía del presidente norteamericano. Entre tanto, la sorpresa salta en las altas esferas cuando Jack Bauer les cuenta que Heller sigue con vida, no sin antes alertar de que todavía puede ocurrir una masacre. En medio, el capítulo contiene hilarantes puntos de humor con Belcheck (ni soy estadounidense ni esto es suelo norteamericano) y el Primer Ministro británico (cuando Heller le dice que él hubiera hecho lo mismo en su lugar). En la hora de los cobardes, Bauer hace lo que mejor sabe hacer, preparándose para matar a quien se cruce en su intento por detener el ataque terrorista. Para ello, el agente se rodea del apoyo sobre el terreno de Erik y Kate, mientras Chloe lo controla todo desde los ordenadores a pesar de ser ayudada por Adrian Cross.

En una lograda secuencia de acción, la música rompe cuando la CIA inicia un fuerte tiroteo para rodear el edificio, una distracción que Bauer aprovecha pasa saltar por los tejados londinenses hasta alcanzar un punto de entrada. Entregado a la acción, Jack elimina a cuantos osan interponerse en su trabajo, pero decide utilizar un cable eléctrico para descender hasta el apartamento exacto donde se encuentran Margot e Ian Al-Harazi. En un segundo de tensión, Jack lanza al vacío al hijo, mientras reduce a la madre hasta que logra desviar el último misil de los drones. Harto por semejante trabajo, Jack Bauer tira a la terrorista desde el quinto piso, esparramando sus sesos por el frío suelo; desde luego, esta versión mejorada de Bauer no quiere oír hablar de culpabilidades.

En la segunda parte del capítulo, el espionaje en la CIA y los movimientos del círculo cercano a Jack han monopolizado la ficción. Por un lado, pasamos del descubrimiento del cadáver de Jordan al robo que perpetra Steve Navarro para escapar de la CIA, aunque todo ha quedado abierto con Jack pisando los talones de un Navarro cuyo destino se presupone como oscuro, ya que ha robado el componente utilizado por los terroristas para atravesar los cortafuegos de los drones (en un movimiento similar al utilizado en la sexta temporada con los chips armamentísticos que intentaron robar los agentes chinos). Por otro lado, Jack aprecia cómo se acerca cada vez más a Audrey (con conversación frustrada incluida), mientras que Chloe se aleja de la figura de Bauer para seguir los pasos de Adrian Cross, el informático que hace las veces de intermediario en la trama de espionaje. Ambas mujeres han sido imprescindibles en la construcción del Jack Bauer que conocemos y, paradójicamente, no sería descabellado pensar que serán cruciales en el final del personaje. ¿Utilizarán un secuestro de Chloe para sacrificar a Bauer? ¿En qué punto de la historia entran los rusos? ¿Quién está detrás de Adrian Cross y Steve Navarro? ¿Cómo se resolverá todo en tres “jodidas” horas? Simplemente, cuatro preguntas entre mil posibles, lo cual dice mucho del nivel logrado por la novena temporada de esta longeva serie.

Nota: 9 

 

comments powered by Disqus

Buscar y encotrar

Control

Atrás

Donativos

Si lo desean pueden hacernos donativos con tal de aumnetar la calidad de nuestro trabajo.

Publicidad:

Suscribete a nuestras publicidad.

 

Si quieres publicitarte haz click aquí