Mellis




ACTUALIDAD


[SEFF 17] Sexta jornada

 

 

Por Jorge Aceña Rincón  SEVILLA 09/11/2017

En la presente jornada del Seff hemos dado único protagonismo a la sección oficial del festival, con cuatro películas que adelantan gran parte de lo acaecido, con luces y sombras, pero sobre todo con más aciertos que errores. Las películas son: A fabrica de nada, una película en la que el contexto queda sumergido por el afianzamiento de un comportamiento ajeno a fines jurisprudentes; Winter Brothers, irregular ópera prima que trata de proyectar un universo desconcertante y extremadamente conflictivo; Un Sol Interior; estudio de Claire Denis sobre extrapolación del significado abstracto acorde a la universalidad romántica; Bárbara, inmersiva maraña de capas superpuestas y confrontadas en base a la amplitud perceptiva de la exigente narrativa.

Winter Brothers, de Hlynur Palmason – Sección Oficial

Los reflejos de un aire malsanamente anodino se descubre desde la inmundicia laboral, a través de las profundidades de una mina, hasta el gélido paraje de una villa, en la que Hlynur Palmason retrata la extraña relación de dos hermanos y las reticencias con los demás habitantes que habitan el espacio en Winter Brothers, una irregular ópera prima que trata de proyectar un universo desconcertante y extremadamente conflictivo.

La turbiedad de la atmósfera vendría a ser la principalidad de una película que subvierte los comportamientos y reproduce la oscuridad en base al parentesco con la función rutinaria de los personajes, abogados a un fatal destino. Palmason reproduce la idea con ciertos prejuicios, pues la base del comportamiento prescinde de toda justificación y solapa un conjunto de escenas con un sentido claro pero notoriamente diferido. El aire que se respira es el pretendido pero no el apropiado, ya que la visualización de la violencia no queda atada a un conducto que pueda apreciarse, y la sensación del vacío en cada uno de los momentos de mayor fuerza queda suspendida sin capacidad de impulso. La frialdad de los personajes y sus decisiones no debe ser un impedimento para llevar al espectador a un estado de comprensión y estudio, pero Winter Brothers no ofrece el mínimo vestigio para sacar determinadas conclusiones

A fabrica de nada, de Pedro Pinho – Sección Oficial

Sin la persistente idea de ofrecer un uso pragmático de concretas metodologías para hablar de la crisis humana, las sorpresas se superponen e impulsan una visión concretamente insólita sobre la viabilidad cinematográfica de Pedro Pinho a la hora de abordar A fabrica de nada, una película en la que el contexto queda sumergido por el afianzamiento de un comportamiento ajeno a fines jurisprudentes, sobre una serie de trabajadores que se ven afectados por la inminente pérdida de sus puestos de trabajo.

A lo largo de sus 177 minutos de metraje, Pedro Pinho experimenta con determinadas fórmulas sin ejercer precisamente un sentido estricto del género. La importancia de A fabrica de nada reside en el necesario acierto de no quedarse nunca en un punto concreto, además de plantear una serie de variaciones a costa de la explicación de un proceso de injusticia y de condecorada vileza. De este modo, Pinho no solo retrata la lucha de estos trabajadores por no perder su trabajo de una forma unidimensional, sino que extiende valientemente el núcleo argumental y crea un conjunto de focos que se adecuan a la vida estrictamente personal. En algunos de estos cambios, la película pierde cierta estabilidad y favorece la aparición de situación de momentos erróneamente alargados y predecibles, dando lugar a una percepción algo irregular, pero todo forma parte del arriesgo y la voluntad por narrar la actualidad de una forma diferente que, por supuesto, es de agradecer

Un sol interior, de Claire Denis – Sección Oficial

Efímero portazo a una equidistante extrapolación del significado abstracto acorde a la universalidad romántica, Claire Denis hace un estudio – sin un declarado trazo discursivo del amor como una ilusión utópica – del comportamiento humano en base a la crisis sentimental, basándose en la descentralización de esos elementos fantasiosos sobre la temática que retrata. Un sol interior contempla diversas visiones meteorizadas por la complejidad irradiadora cercana a la incertidumbre, reproducida en la figura de una mujer afligida por la soledad.

Desde esa arbitrariedad permutable – no en convicción sino en la fragilidad explícita –, la personalidad de la protagonista, una notable Juliette Binoche, queda construida por las fuentes y las variaciones sufridas respecto al dudoso trato recibido por una estampa masculina acomplejada y lujuriosa, que no va más allá de una testarudez supeditada al engaño y seguido arrepentimiento. Los personajes son seres endebles, inseguros, que provocan en la protagonista un eterno estado de conflicto, trasladado únicamente al sitiado reducto psicológico. Claire Denis retrata brillantemente en Un sol interior ese estado de lampedusismo globalizado, en el que las situaciones se suceden y acrecientan para que finalmente, el primitivo estado del que se parte permanezca inamovible

Bárbara, de Mathieu Amalric – Sección Oficial

Las grandes cualidades de Mathieu Amalric que mostraba en La habitación azul, su anterior película, giraban en torno a la presentación fragmentada de múltiples componentes narrativos y de una cohesión final ampliamente satisfactoria, con una estética encargada de resaltar y definir la construcción previamente bosquejada. Bárbara, su último trabajo, es una inmersiva maraña de capas superpuestas y confrontadas en base a la amplitud perceptiva de la exigente narrativa.

No tanto como un ejemplo de paralelismo estilizado pero sí como un afianzamiento de una facultar prominente a la hora de narrar ciertos temas, Amalric encuentra en su enriquecedor mundo de plasmación cinematográfica una oportunidad para asaltar el género del biopic y llevar a cabo una deconstrucción del mismo, adecuando las particiones e inmiscuyéndose en las correspondencias generadas por la línea temporal. La película de Amalric narra la realización de una película sobre la cantante Bárbara, una superposición mimetizada en la que el juego de realidades confronta y establece una idealización conjunta, aunque más allá de quedar sucumbidos ante el exultante tejemaneje narrativo, los formalismos de Bárbara quedan engullidos por diversas secuencias en las que la pausa y la luz que desprende su personaje, alcanzan momentos de verdadero elogio. 

 

comments powered by Disqus

Buscar y encotrar

Control

Atrás

Donativos

Si lo desean pueden hacernos donativos con tal de aumnetar la calidad de nuestro trabajo.

Publicidad:

Suscribete a nuestras publicidad.

 

Si quieres publicitarte haz click aquí