Mellis




ACTUALIDAD


[Crítica] El amante doble

 

 

Por Jorge Aceña Rincón  MADRID 11/09/2017

Transgresión inoportuna

De entre las diversas concatenaciones que redoblan incesantemente la finalidad estilística de François Ozon, se destapa una gruesa evidencia por la obsesión en todas sus formas, tanto en un grado cercano a la fragilidad sexual como por la explícita sumisión de los placeres prohibidos, no siempre etiquetados a la determinación lasciva. La fina línea entre las normas que desdibujan el turbador uniforme de Ozon y la incredulidad por lo abominable y recargado de su gen caracterizador, siempre al borde de la inevitable ruptura, parece moverse por una competición entre obsesión y obscenidad, a lo que en ejemplos como Una nueva amiga o El amante doble, se entrecruzan y se ciñen bajo un mismo fondo, en ambos casos con tramas en las que cada secuencia se ejemplifica un salto al vacío donde todo puede pasar. Y pasa de todo.

La eterna disquisición, aireada constantemente por las radicalidades de un autor que apuesta por un extremismo tan consecuente como irresoluble, es presentada en El amante doble como un añadido más en su trayectoria, esta vez como una transgresión inoportuna, tomando determinados cánones avituallados bajo las consignas del thriller y el erotismo. Ozon narra la historia de una joven y su relación con su psiquiatra, una especie de tórrida autoalimentación promovida por el deseo, la mentira y el suspense, en la que como es habitual en sus últimas películas – salvo la extraordinaria Frantz –, se traspasan las líneas entre la inquietud y la incoherencia.

El director de En la casa basa su historia en una etiquetación por secuencias sobre diferentes referentes de género, especialmente a De Palma, la cual recuerda instantáneamente – percepción equidistante por la ejecución formal y  recargamiento estético – a Pasión, ambas destruidas por la constante incongruencia, por el exceso y por lo forzadas que resultan sus revelaciones. El amante doble no es solo una película rotundamente fallida por su total desacierto, sino que la intensidad por el acopio de múltiples parámetros no hacen más que jugar en su contra, incluido su inicio, intento ridículo de provocación y de pretenciosidad con la mimetización de planos. Una transgresión inoportuna.

Nota: 3/10 

 

Tráiler de 'El amante doble':


comments powered by Disqus

Buscar y encotrar

Control

Atrás

Donativos

Si lo desean pueden hacernos donativos con tal de aumnetar la calidad de nuestro trabajo.

Publicidad:

Suscribete a nuestras publicidad.

 

Si quieres publicitarte haz click aquí