Mellis




ACTUALIDAD


[AFF 2017] Muros y fronteras I: 'L'Ultima Spiaggia', 'Mrs. B' + 'Dogs'

 

 

Por Esencia Cine - MADRID 04/07/2017 

En las fronteras de nuestros sistemas, encontramos a un puñado de cineastas que encuentran respuestas para los interrogantes que recorren a nuestro proyecto de sociedad.

L’ultima spiaggia, de Davide del Degan y Thanos Anastopoulos - Antonio Cabello

De repente, tras mirar largamente en derredor sin encontrar una salida, nuestros ojos se iluminan cuando deciden llevarnos aún más alto: “Nel blu dipinto di blu” (“en el azul pintado de azul”). ¿Se imaginan? Por un instante, sencillamente volar, dejar que la mente sea quien nos guíe sin límites, sin construcciones y sin distinciones para desembocar en los versos de Volare de Domenico Modugno: “Mentre il mondo pian piano scompare negli occhi tuoi blu” (“mientras el mundo poco a poco desaparece en tus ojos azules”). Mientras la atmósfera se contagia de esa alegría por la vida que emana la popular canción italiana que escogen los autores de la obra, el documental L’ultima Spiaggia narra cómo la arena dorada acoge los destinos de una comunidad inmigrante que encuentra en una playa de Trieste su particular Salón de los Pasos Perdidos; lugar donde se evidencian desde la más absoluta coreografía de la cotidianidad las contradicciones y las tensiones que permanecen presentes en el seno de una Europa que debemos leer bajo las coordenadas de la incomodidad y la impostura que provocan ejercicios como Im Keller (Ulrich Seidl, 2014). En el fondo, todo se reduce a reflexionar sobre nuestra propia construcción, en términos de identidad.

Pero para aproximarse a las variopintas existencias que pueblan esta playa, Davide del Degan y Thanos Anastopoulos no renuncian a una mirada ficcional ante la que se pasean una retahíla de personajes sencillamente suspendidos en aquel lugar que tanto le debe al Amarcord (1973) de Federico Fellini; ecos culturales que nos remiten a otra Europa en construcción que cobra aún más sentido cuando somos conscientes de que a unos kilómetros de costa están muriendo oleadas de inmigrantes que tratan de llegar a las orillas del viejo continente. Engarzada a través de planos de una belleza formal y narrativa que desborda por momentos, las anécdotas, los puntos de vista y las conversaciones se suceden hasta que nos permiten evocar un vivido retrato de la fragilidad de un proyecto europeo que no descansa en el Banco Central Europeo, sino en el corazón de unos ciudadanos que ya no entienden de fronteras. En sus compases finales, aún resuena unas palabras puestas en la boca de un yugoslavo que siente a Italia como su patria: “Los nacionalismos son la ruina del pueblo”. Allá, justo en el fondo, donde la espuma de las olas se mece al compás de los sueños, L’ultima spiaggia haya independencia y, sobre todo, dignidad. Quizá solo dure un verano, apenas un puñado de meses que nos permiten mirar al azul, pero nos dan la oportunidad de hayar ese lugar donde mirarnos para tomar el pulso a nuestro presente.

Se puede ver en Filmin

 

Mrs. B, una mujer norcoreana, de Jero Yun - Alberto Monje 

Todo el mundo conoce la barbarie que se vive diariamente en Corea del Norte, pero nunca se ha visto el testimonio de una persona que la ha vivido en primera persona. Este documental aborda la odisea de una mujer que huyó de este país hacia China y desde allí lucha por reencontrase con su familia. En China intenta conseguir la nacionalidad, y para ello se casa con un hombre que no ama. Por otro lado, trabaja incansablemente para mandar dinero a su familia, encerrada todavía en territorio norcoreano.  

La duración de la película, 71 minutos, se antoja perfecta para relatar una historia de una mujer luchadora, que no le teme a nada, ni siquiera a contar las penalidades que tiene que pasar para salvarse. Rodado en unas condiciones muy precarias, en la más absoluta miseria china, es perfecto para contar una historia humana universal. Al final, lejos de dar respuestas, lo deja todo en el aire, hace que el espectador se sitúe él mismo en la encrucijada personal de esta mujer. Cómo continúa la historia no es importante. Lo importante es cómo la continuaría cada uno.  

Se puede ver en Filmin   

Dogs, de Bogdan Mirica - Antonio Cabello

De forma casi imperceptible un misterioso plano secuencia nos conduce a través de la amarillenta y seca hojarasca de una Rumanía yerma -en efecto, hay lugares donde no solo Abril es el mes más cruel del año- hasta una verdosa charca donde Bogdan Mirica nos revela en cuestión de segundos la turbia trama que vehiculara un sólido trabajo que, paradójicamente, se cierra ante el espectador negándole la evidencia y removiéndolo sin solución en su asiento. Dos historias de tensión y observación se entrelazan en los espacios muertos de una investigación policial que llegará hasta la suciedad de las raíces de un nieto que recibirá una herencia envenenada, donde emana la violencia y la corrupción.

A diferencia de compatriotas como Cristi Puiu o Cristian Mungiu, el cineasta rumano sostiene el plano muchísimo más cerca de sus personajes para que seamos conscientes de sus contradicciones y de sus miedos, pero se revela como una voz propia cuando la cámara y el guion decide dejar la comodidad del lugar común y el tópico diálogo para suspender las expectativas de un espectador que se moverá al ritmo de su medido guion. Todo quedará rematado por una soberbia disposición de la información y por un trabajo de cámara que convierte a cada plano en un reencuadre del anterior. En definitiva, Dogs no solo es una sólida y necesaria propuesta para una sección que debería de redescubrirse en todo momento, sino que también supone una brutal carta de presentación para un nombre que debemos de apuntar para el futuro: Bogdan Mirica.  

Se puede ver en Filmin

 

 

comments powered by Disqus

Buscar y encotrar

Control

Atrás

Donativos

Si lo desean pueden hacernos donativos con tal de aumnetar la calidad de nuestro trabajo.

Publicidad:

Suscribete a nuestras publicidad.

 

Si quieres publicitarte haz click aquí