Mellis




ACTUALIDAD


[Crítica] Selfie

 

 

Por Jorge Aceña Rincón  MADRID 22/06/2017

Patetismo nacional

Más allá de estipular una esperpéntica coyuntura en la que se figuran una serie de claves – inestimablemente circenses – que vienen a retratar la situación de un país, el fenómeno Selfie pasa por una zigzagueante contraposición de verdades e imaginerías venidas del personal más pesimista, aunque si se pudiese ver un afianzamiento total de la concepción que finalmente constituye el proceso estaría sin duda constreñida entre las consignas de la autocrítica, de la asimilación de un estado descrito inmejorablemente como patetismo nacional.

La desenfada y autoconsciente descripción de la clarividencia social forma parte de la mirada primaria con la que Víctor García León comienza su andadura, o más bien Santiago Alverú en su afanosa mimetización de Bosco, hijo de un ministro condenado, pijo, pepero y posteriormente buscavidas. Bosco abre la puerta a una ficción que muy poco tiene de invención respecto a la contextualización impartida, pues la condición del planteamiento del falso documental juega con la desestimación de un modelo verídico; sin embargo, muchas de las situaciones desembocan en un jovial desconcierto al no llegar a conocer el truco, similar al híbrido de géneros realizado por Paco León con su Carmina, o al aplaudido Borat de Larry Charles y Sacha Baron Cohen.

“Este es Bosco. Bosco está un poco preocupado por su futuro”. Así dice el lema promocional, del que se instaura una iniciática fijación por nuestro insólito protagonista. ¿Qué haces cuándo a tu padre le meten en la cárcel, te embargan la casa, te deja tu novia y te ves sin un duro? Bosco, sin dudarlo, contempla su aventura desde una óptica sensata. No le quedará más remedio que acoplarse a la clase trabajadora.

La inteligencia de Selfie no solo queda constatada por el sorpresivo descoloque del espectador en medio de un espectáculo tan surrealista como tronchante, sino porque la verdadera implosión viene a erigirse del propio descoloque, una vez que la ridiculez se adueña de la narración y se descubre que el ridículo es en realidad el sentido de toda la trama, del personaje y de su estrambótica odisea por la jungla ideológica y social. En ese desprendimiento de toda verosimilitud, la película alcanza la brillantez al conseguir que todo lo acaecido, por muy incomprensible e inane que pueda parecer resulte formar parte del compendio final que busca el director.

En esta notable disección del reflejo español actual, orgulloso patetismo nacional, Víctor García León revela, sin abstención de polémica suscitada en base a la estructuración de personajes, que a pesar de las múltiples personalidades, pensamientos y características individuales, la visión pura sobre lo que somos – o sobre cómo se nos ve desde fuera – se personifica en la figura de un desgraciado individuo, extremadamente quijotesco, que busca subsistir incesantemente y a cualquier precio. La metáfora de un país.

Nota: 7/10 

 

Tráiler de 'Selfie':


comments powered by Disqus

Buscar y encotrar

Control

Atrás

Donativos

Si lo desean pueden hacernos donativos con tal de aumnetar la calidad de nuestro trabajo.

Publicidad:

Suscribete a nuestras publicidad.

 

Si quieres publicitarte haz click aquí