Mellis




ACTUALIDAD


[Crítica] Alien: Covenant

 

 

Por Jorge Aceña Rincón  MADRID 12/05/2017

La degradación de un universo propio

La creación de una base como órgano precursor a todo un universo popularizado y extendido a través de la voraz mitificación, aunque cercano pese a la distancia entre el punto de vista de su película original, trajo consigo una realidad que en vez de consensuar la opinión acerca de su propósito, separó a la gran mayoría de fieles de un universo tan enigmático como pavoroso.

Prometheus, el origen de toda una gran historia, añadía a la filmografía de Ridley Scott un plus en cuanto a revitalización de un género intrínseco en el propio campo del terror y la ciencia ficción, además de un arriesgado y ambicioso recorrido por extender y completar los caracteres que definen la saga de Alien.

A pesar de las muchas incógnitas barajadas en la precuela, Scott plantea Alien: Covenant como una seguida complementación – todavía incompleta – de la temática desarrollada con eficacia en su anterior proyecto, incrementando en su seguimiento determinados elementos que aúnan la nueva perspectiva enfocada en Prometheus y la reproducción de momentos míticos y sumamente asfixiantes de la obra original de 1979. Con eso, esta nueva entrega suma el aliciente de una esperada vuelta al terror con el sacralizado monstruo, pero a su vez pierde la originalidad y el rumbo de componer nuevos bloques no conocidos. Por ello, Alien: Covenant es la degradación de un universo inmerso en la reiteración, repleto de tumultuosos enigmas y divagaciones incansables.

Al derivar el misterio en busca de una respuesta que conjunte el nacimiento de una de las sagas más conocidas y veneradas con el esclarecimiento de diversos paradigmas existenciales y teológicos, se da una propensión inminente al desvarío, sumado a la intermediación entre dicho planteamiento iniciático y la repetición de una fórmula qua usada con anterioridad. Alien: Covenant, pese a mantener una línea constante de cambios entre ambos focos, se pierde en el mejunje y no consigue aportar nada mínimamente plausible.

Lo que en Prometheus incitaba al interés por llegar al fondo de una cuestión vital tan amplia como indescifrable, en Alien: Covenant se intercede de forma desinteresada en el desarrollo de lo que en principio parece una trilogía. Al final, Ridley Scott parece propulsar una aspiración lampedusiana más que un propósito revitalizador y sorprendente. Cambiar todo para que nada cambie, esa es la respuesta a una película fallida, interesante en momentos puntuales pero conjuntamente desacertada y sin demasiada sustancia. La degradación de un universo propio.

Nota: 4/10

 

Tráiler de 'Alien: Covenant'


comments powered by Disqus

Buscar y encotrar

Control

Atrás

Donativos

Si lo desean pueden hacernos donativos con tal de aumnetar la calidad de nuestro trabajo.

Publicidad:

Suscribete a nuestras publicidad.

 

Si quieres publicitarte haz click aquí