Mellis




ACTUALIDAD


[Crítica] Demonios tus ojos

 

 

Por Jorge Aceña Rincón  MADRID 12/05/2017

Delirio atónito

La brusquedad y el embrollo suscitado en el abordaje de una temática igual o similar a la de Demonios tus ojos, debe ejercer de contrapunto en cuanto a la transmisión de esa idea, tratada indispensablemente con extrema coherencia, sutileza y finalidad consecuentemente transgresora. Los equívocos de su director, Pedro Aguilera, son muchos y muy extensos, tanto en la irradiación de la controversia como en el tratamiento formal y narrativo, aunque sin la puntualización de un constante e importunado subrayado del radicalismo en base al sentido utópico de la historia amorosa, además del extenuante recurso de la cámara como pieza icónica del voyerismo, la película podría haber resultado, cuanto menos, sorprendente.

El hecho de contemplar la relación prohibida entre dos personajes, la mirada hacia el acto incestuoso – en este caso entre dos hermanos – se proyecta con una fuerza imperiosa y raramente banal, pues la consistencia de lo extraño, lo chocante y lo amoral que origina, casi siempre viene a remover la conciencia de forma instantánea. Nunca deja indiferente. Demonios tus ojos entra dentro de las películas que al tratar directamente con la complejidad y la dureza inherente en el tema, deja una sensación contraria a la esperada. Una sensación de trivialidad. Un delirio atónito.

Sin llegar a elucubrar de forma necesaria el sentido por el que la razón da paso a la lascivia, o la frialdad y lejanía de la relación fraternal da paso a la más completa unión de desenfreno orgásmico, lo que hace Pedro Aguilera es más bien una yuxtaposición de personajes opuestos – incidiendo constantemente en su vínculo – sin la complementación de cada uno de ellos. Así, Demonios tus ojos podría resumirse en el acoplamiento de dos elementos sin construcción, es decir, de personajes vacíos, sin concepción empática, sin motor de desarrollo.

El abismo diferencial respecto al bloque interpretativo no es tanto desde la perspectiva en función de la calidad, ya que tanto Ivana Baquero como Julio Perillán no refuerzan con sus trabajos el punto mínimo de coherencia, de verosimilitud. Si puede existir cierta semejanza entre La flaqueza del Bolchevique y Demonios tus ojos, dicho nexo se diluye en referencia a la sutileza, la credibilidad y el apego hacia los personajes que sí definen a la película de Manuel Martín Cuenca, no la transgresión burda, ni la evidente nadería que define a la película de Pedro Aguilera.

Nota: 2/10

 

Tráiler de 'Demonios tus ojos'


comments powered by Disqus

Buscar y encotrar

Control

Atrás

Donativos

Si lo desean pueden hacernos donativos con tal de aumnetar la calidad de nuestro trabajo.

Publicidad:

Suscribete a nuestras publicidad.

 

Si quieres publicitarte haz click aquí