Mellis




ACTUALIDAD


[Crítica] Locas de alegría

 

 

Por Jesús Villaverde Sánchez  MADRID 17/03/2017

Sensa fine

En varias secuencias de Locas de alegría, Paolo Virzì hace resonar la canción Sensa fine. La melodía y la voz plumosa de Gino Paoli contrastan con el espíritu caótico que gobierna su película. Y sobre todo, con sus personajes, dos mujeres en constante crisis que escapan de un centro de internamiento psiquiátrico para vivir un viaje improvisado por una Italia que, según palabras del propio director, es en sí misma un manicomio.

Más allá de la obviedad de la metáfora, resulta complicado atisbar qué se esconde tras las imágenes de Virzì. Su film no se circunscribe al drama, pese a abrazarse por momentos al género, pero tampoco termina de asentarse en la comedia. A través de un guion atropellado, y con situaciones en las que se hace necesario un esfuerzo en pos de la credibilidad, el autor de El capital humano (2013) pone toda su confianza en la pareja formada por Valeria Bruni Tedeschi y Micaela Ramazzotti para elevar sus historias traumáticas. Sin embargo, ni la presentación, ni el desarrollo de sus caracteres, arrojan luz a este exagerado dueto de contrapuntos.

Destacan, entre el barullo de situaciones y giros rocambolescos, algunos detalles en la puesta en escena del cineasta. A saber: los flashbacks de una de sus protagonistas, que conducen al cierre de su arco a través de unas imágenes en las que Virzì carga las tintas poéticas a través de los recuerdos de la mujer. Una secuencia que se convierte en casi la única pieza a rescatar de un largometraje demasiado ensimismado en la corteza como para prestar la atención necesaria a la miga.

Nota: 2/10

 

Tráiler de 'Locas de alegría' en VOSE


comments powered by Disqus

Buscar y encotrar

Control

Atrás

Donativos

Si lo desean pueden hacernos donativos con tal de aumnetar la calidad de nuestro trabajo.

Publicidad:

Suscribete a nuestras publicidad.

 

Si quieres publicitarte haz click aquí