Mellis




ACTUALIDAD


[Entrevista] Jia Zhang-ke, director de ‘Más allá de las montañas’

 

 

Por Antonio Cabello Ruiz-Burruecos   MADRID | 19/05/2016

Tiempo, dinero y sentimiento

Ajenos a ese “aire de la calle” que se fumaban Los delincüentes; es decir, totalmente aislados de los alaridos y las carreras de una bonita tarde otoñal, nos disponemos a parar el tiempo ante quien podemos definir como el mejor cronista de nuestra época: Jia Zhang-Ke. Enjuto y taimado, el cineasta chino es un observador nato que con apenas 45 años tiene a sus espaldas una carrera verdaderamente envidiable, merced de títulos documentales como Ciudad 24 (2008) o Dong (2006), pero también por su reconocido trabajo en la ficción con obras como Naturaleza muerta (2006) y Un toque de violencia (2013). Se expresa con emoción, con conocimiento y sin rehuir ninguno de los temas que toca su última obra, Más allá de las montañas, film seleccionado a competición en el 68º Festival de Cannes y galardonado con el premio a la Mejor película europea en el 63º Festival de San Sebastián.

Con Más allá de las montañas, el cineasta chino nos ofrece una poderosa y ambiciosa obra que reflexiona sobre el paso del tiempo, el modelo consumista o la omnipresencia de la tecnología, gracias a la historia de una joven de Fenyang que tendrá que decidir entre dos de sus amigos de la infancia, Zang y Lianzki; una decisión que determinará el destino de todos, incluido el de su futuro hijo. Para reflejar este gigantesco retablo en la historia familiar que protagoniza la historia, Zhang-Ke decidió dividir la película en tres épocas diferentes: 1999, 2014 y 2025. La elección de las diferentes fechas no responde a un capricho o una casualidad, ya que el cineasta reitera una y otra vez que la película se construye a partir de sus propios recuerdos. Por ejemplo, la inclusión de los Pet Shop Boys y Go West responde a que “es un recuerdo de su generación -seguramente cada joven de diferentes épocas tendrá sus canciones- y era muy popular a finales de los años 90 en todas las discotecas de baile”. Entre divertido y nostálgico, nos rememora durante unos segundos como los DJs siempre la ponían justo a las doce de la noche y, de repente, todas las personas que estaban dentro de la discoteca (conocidos o no) se cogían y empezaban a bailar.“Es un recuerdo de mi juventud, quizá si esa misma canción aparece en 1979 y en un contexto oriental podríamos significarla como un producto que viene de occidente, pero en 1999 ya era muy normal”.

De igual manera, Zhang-Ke nos revela que los diferentes formados escogidos para cada época (1:33, 1:85 y 2:39) se corresponden a la visión que tiene de ellas: “en el año 1999 comencé a rodar documentales durante un mes -materiales de los que nunca he hecho montajes- y grababa con una cámara DV, de ahí la introducción de imágenes de esa época, la elección del formato y la textura de las imágenes”. En su proceso de investigación, su material documental le sirvió para saber cómo eran esas personas, cómo eran sus vestimentas y cómo eran las calles. De la época presente, en 2014, también utilizaba bastante material previo, como por ejemplo de la mina, y por eso decidió elegir un formato más rectangular. Y finalmente, el tercer formato más panorámico responde a las decisiones tomadas en los dos primeros actos. 

En este sentido, “1999 era el punto de partida necesario porque supone la irrupción y la popularización de Internet y los dispositivos móviles”; y enfatiza que ese año se trata de un “momento de inflexión, un antes y un después”. De hecho, para el cineasta, este primer acto se convirtió en un prólogo durante las labores de montaje: “normalmente cuando se termina el rodaje se comienza a montar desde el principio y colocas el título provisional o definitivo en ese punto, pero al transcurrir la primera parte del montaje con el nacimiento del hijo, entonces decidí poner el título y los créditos porque cuando volviésemos ya habrían transcurrido 15 años”. 

Si atendemos a la película, Zhang-Ke hace hincapié en una sociedad totalmente incomunicada: “las nuevas tecnologías nos facilitan la comunicación, pero nos han quitado el tiempo necesario para dedicarnos a las personas, a las relaciones de tú a tú”.

“Por ejemplo, en mi país, cuando vamos a cenar a un restaurante con unos amigos -e incluso si no los has visto desde hace mucho tiempo-, a menudo, nos ponemos a sacar fotos de la comida y a subirla a las redes sociales por nuestra cuenta, mientras apenas dedicamos tiempo a hablar entre nosotros. O si estamos ante un paisaje, ni siquiera escuchamos los sonidos u observamos a nuestro alrededor, únicamente hacemos fotos, las subimos a las redes sociales y comentamos a través de ellas”.

Tras unos segundos de silencio, Zhang-Ke nos pone un ejemplo extraído de la relación entre la madre y su hijo en el segundo acto (2014) de la película: “es una escena muy interesante porque la madre y el hijo comparten el mismo espacio de regreso a Shangai, y ella elige el tren más lento; e incluso, él le pregunta porque no han cogido un avión o un tren de alta velocidad, y ella le contesta que ese tren es más lento y, así, tendrán más tiempo juntos”. Como cronista de la época que le ha tocado vivir, el cineasta forma parte de ella y se critica como “hemos sido capaces de perder ese tiempo que antes dedicábamos a nuestros seres queridos, ese tiempo para escucharles”.

Junto a la dimensión tecnológica, Más allá de las montañas se construye sobre dos pilares fundamentales según Zhang-Ke. El primero, la acción del paso del tiempo en nuestros sentimientos o como él nos subraya: “cómo el tiempo nos enseña cómo se modelan nuestros sentimientos a lo largo de las diferentes etapas de nuestra vida”. De forma más críptica pero lucida, el director y guionista nos cuenta cómo intentó asir a través del montaje esos instantes, “esas sensaciones de la vida donde la sangre nos sube de puro éxtasis o emoción, pero también cuando la tristeza nos baja la sangre hasta dejarnos las manos frías”. Y el segundo pilar sobre el que sustenta la película es una crítica velada a “la creencia de que el dinero está por encima de todo, al valor consumista instaurado en nuestras sociedades”:

“El sentimiento siempre ha sido un tema personal e íntimo, pero con los valores consumistas de hoy en día, quería comprobar cómo nos afecta. Por ejemplo, en una escena clave del segundo acto asistimos a una decisión llena de dolor: la madre decide que su hijo se quede con su padre. Y ella solo lo hace en base a la creencia de que tendrá una mejor educación y una mejor vida porque él tiene más dinero. Y sin embargo, esa decisión causa una pérdida enorme, la pérdida de un hijo. Esta relación entre el dinero y el sentimiento me da mucho que pensar”.

En el último tercio, la historia se traslada hasta el año 2025 y se sitúa en Australia, pero el cineasta confiesa que para él “ese Australia globalizado podría ser cualquier país, dicha historia podría narrarse en cualquier sitio del mundo”.

Ya en tiempo de descuento, Zhang-Ke nos sigue hablando de lo que mejor conoce, del cine; y cómo no, del cine español, del placer que le produce el cine de Almodóvar, pero también de un documental español de cuyo nombre no se acuerda, aunque nos precisa que tras las cámaras se hallaba una directora y que frente a ellas se encontraba un pueblo de ancianos. Historias pequeñas y locales capaces de inspirar grandes temas universales. No son baladí las conexiones que podrían establecerse entre la película de Jia Zhang-Ke y el documental al que alude: El cielo gira (Mercedes Álvarez, 2005), una desbordante aproximación a los últimos habitantes de una aldea -Aldeaseñor en Soria- que se extinguirá tras mil años de vida ininterrumpida. Y sin embargo, no hay tiempo, será tarea del lector establecer tales nexos si los hubiese, pero el poso analítico y observador del que hace gala Jia Zhang-Ke seguro que nos pone sobre la pista de una enfermedad común. 

Entrevista realizada en el Hotel María Cristina durante el 63º Festival de Cine de San Sebastián junto a tres compañeros periodistas.

 

Tráiler de 'Más allá de las montañas'


comments powered by Disqus

Buscar y encotrar

Control

Atrás

Donativos

Si lo desean pueden hacernos donativos con tal de aumnetar la calidad de nuestro trabajo.

Publicidad:

Suscribete a nuestras publicidad.

 

Si quieres publicitarte haz click aquí