Mellis




ACTUALIDAD


[Entrevista] Mamoru Hosoda, director de 'El niño y la bestia'

 

 

Por Esencia Cine  MADRID | 23/04/2016

Mamoru Hosoda puede presumir de haber sido  el primer director en participar en la Sección Oficial de San Sebastián con una película de animación. Su paso por la pasada 63º edición del  festival donostiarra no dejó escrito su nombre en el palmarés, pero sí llegó a sorprender a una parte de la prensa y del público que acepta este tipo de proyectos como una pieza cinematográfica –no son pocos los que critican y maldicen a la animación asegurando que no es cine lo que sale de la plumilla de artistas como Walt Disney, Miyazaki, Tomm Moore, o el propio Hosoda-. La presentación de El niño y la bestia (podéis leer la crítica aquí) en la sala 1 del Kursal fue sin duda uno de los acontecimientos estrellas de esta edición. La última película de Hosoda ha sido capaz de aunar lo mejor de sus anteriores propuestas, donde la imaginación y la acción son claros protagonistas de una película que cuenta con alma propia.

Conducidos por la euforia de esos días, y por las maravillosas sensaciones que nos dejó la proyección de la cinta, nos dirigimos durante una mañana al Hotel María Cristina, donde tienen lugar la mayoría de entrevistas y round table del festival. Allí, junto a otros dos compañeros de la prensa, tuvimos la oportunidad de intercambiar unas palabras con Hosoda, un director afable, sonriente, y capaz de comprimir en un pequeño espacio de tiempo un recuerdo indestructible, la sensación de una vida  en armonía.

En su filmografía el tiempo es un protagonista importante en cada película, por ejemplo, podemos destacar el empleo de las elipsis.  ¿Por qué le presta tanta atención a este apartado, y cómo lo trabaja?

Es cierto, en La chica que saltaba a través del tiempo precisamente la protagonista se desplaza a través del tiempo, y en la anterior película, Los niños lobo es una historia en la que se desarrolla la vida de un niño a lo largo de trece años, y en El niño y la bestia, Kyuta se presenta con nueve años hasta que cumple diecisiete años. El tiempo es un elemento muy interesante; por ejemplo, en un determinado momento una persona puede que no te caiga bien, y pasado un tiempo ya te guste, y puede ser un cambio radical, o que sin darte cuenta, poco a poco, ahora te vaya gustando cada vez más. El tiempo es una cosa maravillosa; en todas mis películas quiero que esté presente.

¿Qué importancia tienen las comidas en la película? ¿Por qué le parecen tan importantes, y le interesan? ¿Qué surgen en esos momentos?

En esta película, ellos comen arroz con huevo crudo, algo que hice adrede porque sabía que los extranjeros no suelen comer este plato. Pero Kyuta, a pesar de ser japonés tampoco podía comer huevos crudos porque no le gustaba el sabor, pero hace un esfuerzo para poder ser aprendiz de Kumatetsu. Creo que en la película esa escena de arroz crudo refleja esa intención de Kyuta para seguir a Kumatetsu, pero también hay otro elemento muy importante en las escenas de comida en general: creo que nosotros, mientras comemos podemos conectar más fácilmente con la gente con la que estás hablando.

En su filmografía encontramos constantemente la madurez como telón de fondo, como un tema que se repite. ¿Por qué recalca con tanta insistencia esta cuestión?

Me interesa mucho abarcar el tema de la madurez. Os voy a contar un ejemplo: hay una cosa que me hace muy feliz cuando la gente me dice “yo veía tus películas cuando era pequeño y siguen gustándome”; es algo que me encanta. Yo hice Digimon hace quince años, para mí ese tiempo es poco porque ya soy adulto. Un día en América me encontré a un chico muy grande que me dijo que le encantaban mis películas, especialmente Digimon. Yo me sorprendí porque habían pasado ya quince años desde que había hecho Digimon y ese chico seguramente era muy pequeño entonces. Lo sorprendente es que para mi esos quince años eran pocos, sin embargo para él seguramente fueron muchos porque era joven, y además los cambios que se producen en los jóvenes son mayores que en los adultos. Es muy sorprendente como afecta el proceso de madurez a los jóvenes, es algo como mágico, por eso me interesa tanto.

En sus películas se trabaja mucho la música, y en sus últimas películas ha contado con Masakatsu Takagi, ¿cómo es el trabajo con él?

 Trabajé por primera vez con Takagi en Los niños lobo, fue la primera vez que compuso una banda sonora para un largometraje. Antes de trabajar con él yo ya había escuchado su música, que entonces me gustaba mucho. A partir de ahí me puse a pensar cómo podría venir bien su música para la película. Ha sido muy difícil para él componer  toda la banda sonora, pero el resultado ha sido fantástico. ¡Creo que tengo buenos ojos!

Uno de los elementos más interesantes de la película es el guion, que se compone de numerosos elementos que luego finalmente encajan. ¿Qué tema es el que más le interesaba tratar en la película, y cómo ha sido el proceso de escritura?

Bueno, como has dicho, aparecen muchos elementos en la película, pero el mensaje que quería transmitir es muy sencillo. Normalmente pensamos que solamente los hijos son los que crecen, pero también los padres pueden crecer criando a sus hijos; ese es el mensaje que quería transmitir. Es un mensaje muy sencillo, pero necesitaba muchos elementos. Creo que los adolescentes de todo el mundo tienen una etapa en la que buscan su identidad. La mayoría de los adolescentes tienen un agujero, como los personajes de la película, sienten que les falta algo. Para poder hablar de este tema necesitaba todos esos elementos.

Al igual que en el mundo de los sueños de Paprika de Satoshi Kon, o en el balneario de los sueños de El viaje de Chihiro de Miyazaki, en El niño y la bestia se desarrollan algunos aspectos positivos y negativos de la sociedad humana en ese espacio imaginario que es el mundo de las bestias; se desarrolla un paralelismo entre nuestra propia realidad y el mundo de las bestias. Al final de la película se dice que Kyuta es el hijo de unas bestias que ha sido criado por otras bestias, ¿cuál es la naturaleza entonces de la humanidad?

Normalmente creo que los humanos pensamos que somos superiores a todos lo demás, a los animales, las bestias… pensamos que somos los reyes del mundo; sin embargo, quizá exista alguna especie, algún ente superior a los humanos. Creo que solo hay algo que podemos pensar que es superior que nosotros, y son los Dioses. Los humanos normalmente tenemos cosas que intentamos superar, que son conflictos y sufrimientos; pero creo que los Dioses ya han superado este problema, y en el aura de los Dioses ya no existe la oscuridad. Creo que todos los humanos tenemos una parte oscura. Comparando la película de Kon y Miyazaki, en esta película la oscuridad no es algo negativo, sino algo necesario para poder crecer. En la película de Kon se representa esta oscuridad como algo malo, y en  Chihiro la luz termina venciendo a la oscuridad. La oscuridad es algo necesario para crecer, no es una cosa mala, esta película quería decir que tener oscuridad es algo necesario para crecer, para todos los humanos.  

 

Tráiler de 'El niño y la bestia'


comments powered by Disqus

Buscar y encotrar

Control

Atrás

Donativos

Si lo desean pueden hacernos donativos con tal de aumnetar la calidad de nuestro trabajo.

Publicidad:

Suscribete a nuestras publicidad.

 

Si quieres publicitarte haz click aquí